Bloque 43

El Bloque 43 está ubicado en la provincia de Orellana, cantón Aguarico y abarca las parroquias de Santa María de Huiririma, Tiputini, Nuevo Rocafuerte, y parte de las parroquias de Cononaco y Yasuní; comprende una extensión aproximada de 189.889 hectáreas, según la Resolución No. 755 del 9 de agosto del 2011.
 
Según Petroamazonas EP, en ese bloque  se ha efectuado exploración desde 1948 hasta el año 2002, resultado de lo cual existen siete pozos exploratorios, en base a los cuales se calculó que las reservas existentes llegan a unos 920 millones de barriles de crudo. La curva pico de producción en el Bloque 43 sería de unos 220 mil barriles de crudo, en 2020, comenzando este año, y le dejaría al Estado más de 18.000 millones de dólares, a valor presente.
El 15 de agosto de 2013 el Presidente de la República firmó el Decreto 74, que dispone analizar la posibilidad técnica, ambiental, financiera y constitucional de la explotación de los campos petroleros del Bloque 43 ITT. Posteriormente, firmó el Decreto Presidencial 84 en el que se precisa que "la actividad extractiva no podrá desarrollarse en un área superior al uno por mil del territorio del Parque Nacional Yasuní".
 
El 3 de octubre la Asamblea Nacional declaró de interés nacional la explotación de los bloques 31 y 43. 
 
De acuerdo con la Resolución de la Asamblea, el Estado debe realizar la Consulta Previa, Libre e Informada para el Bloque 43 ITT, considerando los derechos de los pueblos indígenas que conviven en esa zona.
 
Tomando en cuenta ese mandato, la Secretaría de Hidrocarburos del Ecuador (SHE)  realizó la consulta previa, un espacio en el que se habló acerca los riesgos y oportunidades de las actividades hidrocarburíferas.
Desde noviembre de 2013, la Secretaría de Hidrocarburos, Ministerio de Recursos Naturales No Renovables, MAE y otras entidades relacionadas, realizaron el proceso de consulta previa, garantizando el derecho de la ciudadanía a vivir en democracia y asegurando los Derechos de la Naturaleza.
 
La Consulta Previa fue un auténtico diálogo democrático, entre la ciudadanía y el Estado ecuatoriano en el que se expusieron los planes de exploración y explotación de los recursos naturales no renovables y de los planes de vida comunitarios.