LA SEGUA


Región: Costa
Provincia: Manabí
Cantón: Chone y Tosagua
Superficie total: 1745 has.
Altitud: 5 m.s.n.m
Fecha de creación 07-06-2000
Criterios Ramsar 1,4,5,7,8
 


Descripción

Según UICN et at., (2000), la Segua esta estructuralmente conformada por un pantano central, el cual se encuentra permanentemente anegado y una extensa llanura de inundación que se cubre de agua en la estación lluviosa (diciembre - abril).La ciénaga La Segua se encuentra dentro de la zona de vida "Bosque muy seco Tropical" (B,m,s-T) según Cañadas (1983), citado por UICN y otros (2000) y presenta una vegetación dominante de tipo xerofítica.  La Segua es un humedal de agua dulce, que consiste de una ciénaga central inundada la mayor parte del tiempo y una planicie extensiva inundable en la estación lluviosa. Sus suelos son arenosos, limosos y/o arcillo-limosos, profundos con depósitos sedimentarios fluviales finos recientes. El agua es de calidad media, con presencia de coliformes fecales y sólidos totales, con un bajo porcentaje de oxígeno disuelto. El humedal tiene una baja diversidad de organismos, pero una alta densidad de 12 especies de peces, dos especies de camarones de río, tortugas del género Chelydra y 164 especies de aves (22 migratorias y 63 acuáticas) (MAE, 2000).

La flora está representada por 27 familias y 33 especies silvestres. Durante la estación lluviosa, dominan las plantas acuáticas, especialmente los "lechuguines" (Eichhornia crassipes, jacinto de agua); la profundidad de la ciénaga puede alcanzar un promedio de 1.27 m. Fuente: Velásquez et al, (1997).

Durante la estación seca, la planicie de inundación está repleta de hierbas y el espejo de agua se reduce a aproximadamente 525 hectáreas, con una profundidad promedio de 67 cm. Alrededor de la ciénaga se encuentran cuatro centros poblados: San Antonio, La Segua, La Sabana y Larrea, con una población estimada de 1.700 personas. La mayor parte de este humedal corresponde a aguas abiertas, también hay grandes parches de lechuguines. En la estación seca en la llanura de inundación se cultivan hortalizas, maíz arroz, se cría ganado vacuno.

También se práctica la pesca, este sitio es Ministerio del Medio Ambiente/Ciénaga La Segua de importancia estratégica por los siguientes factores: a) para la conservación de varias especies acuáticas, sean estas residentes o migratorias; b) Es soporte de vida para diversidad de  especies; c) Garantiza la seguridad alimentaria y provisión de agua dulce de la población que habita en los límites del humedal; d) Los humedales son considerados sumideros de carbono reduciendo el impacto del fenómeno como efecto invernadero (MAE, 2006). 

Valor Hidrológico

En Chone está la cuenca hídrica más grande de la provincia, que la forma el Río Chone y sus afluentes. En el norte del cantón nacen las microcuencas del Peripa y del Daule. Entre los principales ríos se encuentran: Chone, con sus afluentes Garrapata, Mosquito, Grande, Santo, Sánchez, La Pulga, Cañitas, Zapallo, Monito, Cucuy, Palalache, Convento, Manta Blanca, Plátano, La Iguana, Yahuila y Quiebra Cabeza. La red hidrográfica está constituida por ríos, terrenos sujetos a inundación, lagos y charcos intermitentes, y esteros, entre los principales se halla el Río Chone que cruza de este a oeste, el Río Grande, Río Carrizal, Río Canuto y el Río Tarugo. Esta comprobado científicamente por diversas Asociaciones, Colegios del Cantón y Universidades de Manabí que el territorio de Chone es uno de los más ricos de la región Costa comprometido fielmente con la producción de la agricultura y derivados de la misma; además de recalcar con la colosal estructura forestal del campo donde la siembra y el arado de terrenos fortalece aún más la economía. En el aspecto forestal se ve la amplia variedad existente en el conjunto subtropical de la flora costera ecuatoriana indicando así la existencia de pocos asentamientos urbanos y dando prioridad a los rurales como el núcleo de la producción generadora de la riqueza agropecuaria.

Características ecológicas

El humedal "La Segua" se caracteriza por la presencia de una importante fauna terrestre y acuática, el mismo que se ha constituido en un motor económico para quienes aprovechan estos recursos. Por ejemplo, un total de 164 especies de aves son residentes temporales o permanentes del humedal y representan un potencial para el desarrollo de la industria del turismo, específicamente el "aviturismo". Complementariamente, unas pocas especies de aves (patillo Dendrocygna autumnales, pato maría, D. bicolor, gallareta Porphyrula martinica y la polla de agua Gallinula chloropus) son parte de la tradicional dieta de las comunidades locales (López-Lanús y Gastezzi, 2000; UICN et al., 2000). Otras especies de interés comercial la constituyen los peces, crustáceos y moluscos que residen en el humedal. Un total de 12 especies de peces y 3 especies de crustáceos fueron registradas en el plan de manejo del humedal. La principal especie ictiológica nativa en el humedal la constituye el chame Dormitator latifrons, la cual ha captado el interés de los residentes de la Segua por el sabor de su carne y por la abundancia de la misma (en los años de inicio de la pesquería). La población del D. latifrons ha tenido que competir por espacio y alimento con una especie introducida (Tilapia Oreochromis mozambica), la cual se ha adaptado fácilmente a las condiciones físico-químicas del humedal y cuyas características biológicas le han permitido inclusive limitar el tamaño de las poblaciones de otras especies ictiológicas. Por otro lado, el camarón de río (cacaño Macrobrachium americanum y mestiza M. gallus) es otra de las especies que ha sido explotada con fines comerciales, Fuente: (CRM – PHIMA, 2007).

Existen 8 especies de peces comerciales, pero la actividad pesquera está concentrada principalmente en Chames y Tilapias, esto se debe a que son las más abundantes. Las actividades vinculadas a especies bioácuaticas ocupan una superficie de 552,9 ha, que es aproximadamente el 31,9 % de la superficie total de La Segua, el resto de la superficie está invadida de pastos, cultivos de ciclo corto, asentamiento de lechuguines. Los cambios en los regímenes de lluvia, los procesos de sedimentación, la contaminación del humedal, los diferentes niveles de influencia de las aguas provenientes del estuario del río Chone, los aportes de agua provenientes de otras regiones geográficas, a través de las represas, la actividad pesquera, entre otros, han provocado cambios sustanciales en la diversidad y abundancia de las especies acuáticas propias de La Segua. La medición de los cambios o determinación de los niveles de alteración de los diferentes stock (población de una especie dada) es una actividad esencial que se logra a través de programas de monitoreo de la actividad pesquera, inventarios taxonómicos de la fauna acuática y estudios de ecología marina.

Aspectos socio-culturales

La actividad pesquera en La Segua está enfocada principalmente hacia dos especies, que por su disponibilidad y sabor de su carne, tienen gran aceptación por parte de las comunidades locales, estas dos especies son el chame y la tilapia. El 95 % de las capturas está constituido por la presencia conjunta de las dos especies o en ocasiones se presenta una mayor disponibilidad de una de las dos. La actividad pesquera se ha concentrado principalmente en desarrollar estrategias de pesca para asegurar la presencia del chame y de la tilapia en cantidades significativas. En los canales adyacentes al humedal también hay presencia de chame y de vieja azul. Alternativamente se realiza la captura de camarones. La pesca es realizada de manera individual o en grupos. Un buen día de pesca significa extraer aproximadamente cinco gavetas de chame y dos o tres de tilapia, que significa la captura de aproximadamente de 600 libras/noche. Estos volúmenes no se obtienen siempre. Para la pesca de camarón se utiliza ya sea la atarraya o la catanga. El número de catangas por pescador puede oscilar entre 10 y 50. El número promedio de camarones por catanga es de 2 o 3 individuos. Existe una estrategia que han desarrollado los pescadores locales para la captura de camarones. El método consiste en el uso de balanceado. Primero limpian el terreno y colocan el balanceado. Después de un par de horas existe la gran posibilidad de capturar algunos individuos en el momento que se alimentan con el balanceado. Una de las especies que mayor relación tiene con el uso de balanceado es la langosta de río Cherax quadricarinatus. Inicialmente toda la actividad pesquera se concentraba en la captura del chame. A partir de mediados de la década de los 80s cuando empieza a aparecer la tilapia la diversidad de especies dentro de las capturas empieza a variar. El territorio de Chone fue descubierto por la tribu de los Caras, que llegaron por Bahía de Caráquez en el siglo VII, embarcados en balsas bordeando la costa del mar, estableciéndose en la actual cabecera cantonal del Cantón Sucre (Provincia de Manabí), donde construyeron la ciudad de "Carán", gobernada por un cacique de nombre Shyris. El espíritu expansionista, inquieto y colonizador de la tribu errante hace que esta explore las zonas existidas más adentro del estuario donde terminaba un río y comenzaba las playas y el océano.

Principales atractivos

El Humedal es relativamente frecuentado por visitantes nacionales y extranjeros para actividades turísticas recreativas y para realizar observaciones de avistamientos de aves y actividades ecoturísticas. Una de las actividades más sencillas y prácticas es la observación desde una torre de 10 metros, de madera, construida a las orillas del lago. En el humedal se pueden observar más de 100 especies de aves y una veintena de peces, además de plantas terrestres y acuáticas. Aquí se realizan recorridos en botes con remo se atraviesan plantas de Segua, en su recorrido se observan garzas de plumas blancas y negras, grandes bandadas de patos negros en técnicas de vuelo formando una V, cuya práctica permite a las aves romper el viento. En la ruta fluvial se observan que los patos posan en diferentes troncos que sobresalen. Continuando el trayecto fluvial se observan patos cazando su alimento, el pez chame característico de la zona. Es impresionante observar nidos de polluelos de diferentes aves en las ramas de pequeños bosques de arbustos espinosos. El corredor ecológico permite ver cómo las hembras alimentan a sus crías. En el trayecto se observa a los pescadores como utilizan las artes de pesca por medio de cañas guaduas, elaboran las trampas a orillas del humedal. Una vez que el chame ingresa a estas trampas ya no pueden salir. Los pescadores usan su atarraya para sacar a los peces de las jaulas. Uno de los tipos de turistas que visitan el humedal suelen ser estudiantes de la Escuela de Turismo de la Universidad Eloy Alfaro de Chone, ellos aquí realizan sus prácticas de conducción de turistas, Velasteguí Carlos, (2008). A pesar de la belleza natural que posee este humedal las visitas son pocos frecuentes y de baja intensidad. En La Segua existen 12 guías nativos capacitados prestos para atender a los diferentes visitantes, Actualmente se realizan difusiones a nivel de escuelas y colegios, sería necesario intensificar las difusiones a nivel nacional a través de la radio, prensa escrita, cuñas de televisión, etc., (Cordero Julia, 2009).

Documentos

LOCALIZACIÓN

 

Manabí - Tosagua